LO MÁS LEÍDO

…Y también la más versátil

Diana F+ en edición especial CMYK

Tomar fotos con una Diana implica dejarse llevar por el poder creativo de capturar el momento y contar una historia más que concentrarse en aspectos técnicos. Una imagen difusa o con tonos fuera de lo común es más una interpretación de la realidad que una correcta representación de la misma. De cierta manera, es más preciso comparar la Diana con una vieja máquina de escribir que con una cámara actual de megapíxeles. Con cada disparo se captura un momento de forma única e inesperada – y una pequeña narrativa empieza a revelarse. Como espectador, la Diana nos invita a leerla e interpretarla a nuestra propia manera.

Diana Mini con flash, la hermana pequeña de la Diana

La Diana nace en los 60s, cuando una pequeña firma hongkonesa – la Great Wall Plastics Factory- creó una cámara de formato medio (película de 120 mm) sumamente barata. Fabricada enteramente en plástico, cada cámara no costaba más de un dólar.

Como producto masivo, la Diana no tuvo mucho éxito y fue descontinuada en los 70. Pero como con cualquier estrella desaparecida en su mejor momento, su atractivo póstumo se disparó a niveles insospechados. Como una herramienta artística de fotógrafos vanguardistas y lo-fi tuvo un enorme éxito. Ellos estaban fascinados por sus imágenes de ensueño, sus colores saturados, sus inesperados trazos difusos y contraste casi aleatorio. Las tomas con la Diana son ricas en texturas, cuentan con un carácter propio y no pueden ser reproducidas por ninguna otra cámara. En poco tiempo, la Diana alcanzó prominencia como una de las cámaras análogas de culto más preciadas y buscadas de los 70 en adelante.

Diana F+ en edición especial El Toro

¿Alguna vez vio un auto clásico y deseó ir al distribuidor más cercano y llevarse consigo uno totalmente nuevo? Eso resume muy bien lo que sentimos cuando nos encontramos con la Diana. ¿Cómo resistirse a su cuerpo de plástico? ¿Cómo no enamorarse de sus piezas de arte lo-fi? Un objeto clásico, de tal belleza y tan crucial para el mundo de la fotografía analógica no debió desaparecer nunca. Y desde que Lomography tuvo los medios, el conocimiento y la oportunidad de reconstruir la Diana desde cero (con algunos extras), nace la Diana+ en el 2007.

Sus originales encantos (un lente que potencia  los colores, sorpresas de un enfoque suave, un cuerpo completamente de plástico, un obturador muy fácil de manejar) fueron duplicados con el debido expertise para lograr el mismo “look n’ feel” de la original. Además se le agregaron modos de Pinhole y Panaroma Infinito -sentando el camino para una clase totalmente nueva de imágenes y técnicas Diana.

Diana F+ Glow, una edición especial o “clon” que brilla en la oscuridad

La Tradición de los clones Diana

Desde sus primeros días, la cámara Diana original tuvo un éxito significativo en el mercado doméstico y de exportación, tanto así que muchas otras versiones, copias y derivados de la Diana se introdujeron en el mercado para capitalizar la demanda. Estos “clones” ofrecían una amplia gama de variantes en las características, colores, nombres, cajas y detalles de carácter más cosmético Es solo un paso lógico el continuar con esta tradición, esta vez con la Diana+, lo que ha producido una serie cada vez más larga de sus exclusivos clones.

Una pequeña muestra de lo que puedes hacer con una Diana F+: exposiciones múltiples, filtros de colores para reforzar el flash y todo lo que tu imaginación decida…

Especificaciones:

  • Formato de película: 120 mm (formato medio)
  • Dimensiones de la cámara: 12.5 cm x 9.5 cm x 7.6 cm
  • Obturador variable (de día & “B” para exposiciones largas de duración ilimitada)
  • Formatos de las fotos: 12 tomas (de 5.2 x 5.2 cm cada una), 16 tomas (4.2 x 4.2cm cada una), y Panorama (4.6 x 4.6 cm cada una)
  • Lente removible para tomas pinhole de ángulo súper amplio.
  • Lente plástico: una réplica del lente original de la Diana que nos sorprende con coloridas fotos de ensueño, algunas veces de líneas difusas y generalmente de resultados increíbles que los usuarios de la Diana han atesorado siempre.
Share